Twitter travelonabike Youtube travelonabike Feed RSS de travelonabike Blog de Vida Pla

La vida o es una aventura atrevida o no es nada.



CRÓNICAS DE VIAJES Y AVENTURAS



Sierra de las Cutas - Ordesa


Compartir en la Redes Sociales:

Parte de esta ruta la hice con unos amigos hace unos años más avanzado el verano. Esta vez, la haremos completa cerrando el bucle. Saldremos de buena mañana desde Nerín, para pedalear por la pista de los miradores de Ordesa y bajar a Torla para volver de nuevo a Nerín por Sarvise.

Distancia: 58km

Desnivel: 1.842m

Track:

 

Llegaremos a Nerín desde Valencia el viernes por la noche y pasaremos el fin de semana en el Albergue del Añisclo. El Albergue está muy bien y muy limpio. El desayuno y la cena nada que envidiar a un hotel. Tostadas con buen pan por la mañana y una cenada muy currada por la noche, nada de rancho.

 

 

Empezamos a pedalear desde Nerín por una pista cerrada al tráfico y hasta hace unos años también a las bicicletas puesto que pasa por el limite del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Superamos en pocas horas los primeros mil metros de desnivel que se hacen muy llevaderos gracias a la cómoda pista.

El pirineo rebosa agua del deshielo y lo cubre un manto verde en las zonas bajas de una tonalidad esplendorosa. La paleta de colores es fantástica.

 

 

 Aquí ya empezamos a ver a los grandes, todavía vestidos de blanco.

 Paradita para reponer fuerzas.

 

 

 Aquí el Trio Calabera, componentes de la próxima aventura en el Tibet Indio. Con esta compañía presiento que lo vamos a pasar en grande.

 

 Vistas desde el primer mirador, algo escondido. No me extraña, y que para desgracia de algunos, que Ordesa se llene de miles de turistas cada verano. Las vistas son preciosas y una sensación de inmensidad te invade cuando lo observas.

Al fondo con los Tres Sorores, compuestos por los picos de Monte Perdido (3.355 m), Cilindro (3.328 m), y Añisclo (3.263 m) o Soum de Ramond, dedicado al pireneísta Louis Ramond de Carbonnières, el primero que subió y puido bajarlo para contarlo.

 

 

 

 

 Aquí ya podemos ver, a lo lejos, la Brecha de Roland. Cuenta su leyenda, que Roland, huyendo de sus perseguidores en la lucha de Roncesvalles, se encontró con este paredon infranqueable. Intentando evitar caer en manos de los enemigos y en una lucha desesperada por la supervivencia, lanzó su espada contra estas paredes y abrió la famosa brecha de Roland.

 Aquí mi amiga Mamen. Le gusta ponerse de vez en cuando boca a bajo. A veces, es imprescindible cambiar de perspectiva para no perderte detalles interesantes. Espero poder hacerle otra de estas en la culminación del Kardung La en la indía. Eso... si le queda oxígeno en la cabeza.

 Y este momento no tiene precio. Que haría yo sin estas mujeres!! Siempre ahí cuando las necesito y compartiendo estos momentos. Quien dijo que las mujeres eramos el sexo débil? Se equivocó de todas todas.

 

 

 Mamen colgando sus pies en el vacio. ¿Que estará pensando?

 

 Y este es uno de los momentos, en que Mamen y yo, disfrutamos como unas enanas. Bajamos algo rezagadas hacia Torla y de pronto, nos hacen un alto en el camino una vaca y un burrito que se cree vaca, sí, tal cual. estamos de suerte y les apetece curiosear, la vaca se acerca a chupar las ruedas de mi bici y el burrito me da bocaditos en las manos. Te miran con esta cara... y leches!!! Lo único que se me viene a la cabeza es pensar como hay gente que puede hacerles daño.

 

 Los rios rebosan agua del deshielo.

 Merecida cerveza a solo 8 kms de nuestra vuelta a Nerín en una terracita de un bar de Fanlo, que nos cuenta que abren todos los días en todas las épocas del año. Las vistas muy bonitas, el día estupendo, la cerveza... de vicio.

 

Y para variar... yo ya estoy pensando en la siguiente.

Vida