Twitter travelonabike Youtube travelonabike Feed RSS de travelonabike Blog de Vida Pla

La vida o es una aventura atrevida o no es nada.



CRÓNICAS DE VIAJES Y AVENTURAS



Chinipro amb el CIM


Compartir en la Redes Sociales:

Este fin de semana el mal tiempo se ha retirado para darnos un respiro y dejarnos disfrutar de la nieve y la montaña bajo un cálido sol y resplandecientes días. 

Esta vez, el CIM nos propone subir con esquís el Chinipro y el Baitellance para el domingo de mano de Roger. Muchas gracias Roger, por tu tiempo e ilusíón empleados en esta salida.

Dormimos en el hostal Casa Raspa en Bielsa. Después de organizar la caravana de coches desde Valencia, ardua tarea, vamos llegando a cuenta gotas a nuestro destino.

El sábado por la mañana nos dirijimos por Chisagües tan lejos como el estado de la pista nos lo permite, que resultó ser más de lo que se esperaba. Menos mal, porque al final empleamos más tiempo del esperado en la subida, y es que los metros de más de pista nos han retrasado bastante.

1400m de desnivel y 20kms tendrán la culpa... ou yeah!!!!

 

Terminada la pista, empezamos a ascender por suaves palas. La fricción de los esquis con la nieve me hacen intuir que la bajada va a ser más que disfrutona, la nieve casi perfecta y bastante ligera.

 

Paso a paso, llegamos a la eterna loma que nos llevará a la antecima del Chinipro. Empieza con una pendiente moderada y nos hará quitarlos los esquís a algunos en el último tramo más pronunciado. La nieve está muy buena, pero llevamos tantaZ MariaZ que penzamos que portear loz ezquíz ezte último tramo azí a zaco, noz va a ahorrar ezfuerzo y tiempo. Unos pasitos hacia Chisagües, otros pasitos hacia la Larri, unos pasitos hacia ChisagÚes, otros pasitos hacia la Larri...

tralari tralari 

De pronto... una bandada de grullas en perfecta formación, formando equipo, pasan chillando por el collado. El espectáculo es impresionante, blancas y libianas vuelan con rumbo fijo a tierras cálidas. A veces, ver estas muestras de fortaleza, perfeccion y resistencia en otros animales, me hace pensar en lo insignificante y chiquititos que somos. Nos sentimos poderosos por todos nuestros éxitos conseguidos, pero ver estas aves volar durante días sin descanso para recorrer miles de kms en busca del buen tiempo deja sin aliento a cualquiera. Todo un espectaculo que hace este día de esquí más perfecto, si cabe.

Por fin hemos llegado a la antecima. Lástima que no tuviera mucho margen para tomar fotos. Si por algo me gustaría subir más rápido es por tener más margen para imprimir esas instantáneas que nos reflejan en la retina.
 Un último flanqueo y una minicanal nos separan de la cima, donde el resto de compañeros nos esperan a los algo rezagados, solo algo eh!!!. Esto si que es la guinda del pastel. Gracias por pasar un poquito de frio y compartir con
nosotros la instantánea de la cumbre.

A pesar de que la cima es bien chiquita y nosotros somos muchos lo que provoca un considerable overbooking, el ambiente de la misma no tiene despercidio. Estamos rodeados por El Valle de Pineta  al sur,  al este por el Valle de
Chisagues, al norte por los Lagos de La Munia y al oeste por Los Llanos de Larri, vistas fabulosas.

Pocos minutos después, en fila india, vamos bajando de nuevo hasta donde tenemos los esquís. Nos espera una bajada perfecta. Una pala amplisima y muy larga, con una nieve casi perfecta y unas vistas al vacío que ambientan en cinemascope estéreo y a todo color nuestra bajada. Este momento le doy el  calificativo de uno de los mejores placeres de mi vida.

Ya de bajada, este día perfecto queda algo enturbiado por un pequeño accidente de un compañero, Oscar. Menos mal que no es nada grave y nada que no se solucione con reposo. El helicóptero tarda poco en aparecer. Oscar, espero que te recuperes bien pronto.  Ánimo!!!

Otro pequeño incidente, no tan grave, nos recuerda que en la montaña todo tiene que estar amarrado y bien amarrado. Hace dos semanas, en la Pleta, una amiga pierde su chaqueta contemplando como sale volando por los fuertes vientos de la cima sin que nadie pudiéramos hacer nada por ella. Este fin de semana, el casco de esquí de nuestro compañero Juanvi, decide suicidarse. Así sin más y sin previo aviso, sin saber siquiera si hubieramos podido hacer algo por él. Quizá estaba afligido y decidió poner fin a su pesar, lanzándose en cuanto tuvo un momento, pendiente abajo a toda velocidad para acabar zambuyéndose en las aguas cristalinas de un río helado pirenáico. Por otra parte, buen y digno final para un casco montañero.

 

Baitellance o no Baitellance... este es el dilema.

El domingo salimos dispuestos a coronar el Baitellance desde la parte norte del túnel de Bielsa. Este pico ya lo subí hace unos años, así que el objetivo lo tengo claro... o al menos eso creía yo.

He aquí 20 personas mirando el GPS y discutiendo cual será el camino correcto.

Ese piquito de ahí parece que es el Baitellance, pero no recuerdo la arista y lo recuerdo muy ancho, como para poder jugar un partido de fútbol. Una de dos... o esto no es el Baitellance o la otra vez yo no subí el Baitellance... El caso es que ahora existe una alta probabilidad de que yo lo haya subido en alguno de los dos casos.

El descuido, muy grato, pues esta es nueva para mi y con un ambiente precioso, con unas caidas blancas a ambos lados que contrastan con un cielo muy muy azul.

Descenso

Pequeña pringaeta

Más de la pequeña pringaeta :o)

Observando la pringaeta :o)

Buen camino y mucha montaña!

Vida